Biomasa

¿Quiere ahorrar hasta un 50 % en calefacción?

Estudie las posibilidades de ahorros a los que usted tiene acceso hoy en día con respecto al gasto que se genera en las viviendas en calefacción y agua caliente.    

A modo de ejemplo: una vivienda de 200 m2 consume 30.000 kWh al año,  es decir 3.000 litros de gasóleo, al precio actual suponen 3.300€ al año. 

Con pellets, para el mismo consumo de 30.000 kWh, necesitaremos 6.000 kilogramos, que al precio de nuestro combustible ecológico se traduce en 1.500€ anuales.

Ahí lo tiene, 50% de ahorro en la factura de calefacción.

Desde SOLTERCAM le ofrecemos nuestras estufas y caderas para convertir su instalación actual en una instalación eficiente y de futuro. 

Contamos con la financiación 100% para su proyecto, que configurando cuotas con ahorro mensual resulta en que usted no tienen que hacer inversión inicial.

 

¿Quién puede instalarme la caldera o estufa de biomasa? 

Soltercam empresa instaladora acreditada le asesorará sobre el equipo que mejor convenga a sus necesidades, si usted quiere,  instalará la estufa o caldera, y le dará todas las garantías de un montaje profesional.

Estamos habilitados en el programa BIOMCASA del IDAE 

    servicio energético

 

Biomasa es ECOLOGÍA:

La biomasa posee ventajas comunes con el resto de las energías renovables, frente a las fuentes de energía convencionales, entre las que destacan:

  • Es una fuente de energía autóctona, y su uso reduce nuestra dependencia energética del exterior.
  • Respeto al medioambiente, ya que tiene un balance neutro de emisiones de CO2 y provoca la reducción de gases de efecto invernadero a través de la sustitución de combustibles fósiles.
  • Es una fuente de energía inagotable siempre que se gestione el recurso de forma sostenible.
  • Genera más empleo (hasta cinco veces) que las energías convencionales.
  • Favorece el equilibrio regional al ser un recurso repartido por todo el territorio.
  • Contribuye a la diversificación energética y la generación distribuida geográficamente, que son objetivos energéticos compartidos tanto a escala nacional como europea.
  • Gran variedad de tipos de biomasa y posibles usos energéticos (forestales, agrícolas, de industrias de transformación, cultivos energéticos).
  • Reducción de los daños por incendios al mantenerse los bosques limpios del exceso de biomasa que generan.
  • Valorización de los residuos de la industria maderera y agroalimentaria.
  • Fijación de la población rural. 

 

 

Este sitio utiliza cookies para almacenar información en su dispositivo. Conozca nuestra Política de cookies.